—– Sra. de Cospedal, no puedo dirigirme a Ud. como apreciada o
estimada, porque no lo es. Me dirijo a Ud sólo en los términos que le
corresponden. No salgo de mi asombro; hace dos días que se ha
informado, quizá ha sido una filtración, que su Ejecutivo NO va a
financiar la conocida como “Prueba del Talón” que se hace a los recién
nacidos a los cinco días de vida, a partir de ahora, sólo va
diagnosticar dos patologías de las quince se que venían comprobando
hasta ahora. Como madre que va a parir a sus dos hijos en breves días
estoy algo, mucho más que indignada. He permitido, como empleada  de
la Junta que Ud. preside, que me recorte el sueldo, que me cargue con
más impuestos, que hayan sacado las “tijeras de podar” y no esté
dejando titere con cabeza en todo lo referente a los Servicios
Sociales; entiendame, claro que me entiende, nada para los ancianos,
los minusválidos, la escuela, la sanidad, las mujeres maltratadas y,
para no cansarla (que el poder debe desgastar muchas energías)  todas
esas cosas por las que hemos trabajado durante los últimos ¿cuantos,
treinta, cuarenta años?

Ahora se saca otro as de la manga. Mis hijos, dos, que nacerán en
breve, no podrán se diagnosticados de patologías endocrinometabólicas
que pueden afectar seriamente a su salud  durante el resto de su vida,
porque Ud. ha decidido ahorrar 160.000 Euros. Si, no llega a treinta
millones de pesetas la cantidad por la que Ud. y su Ejecutivo ponen en
riesgo la salud de mis hijos y la de toda una generación de niños de
ésta tierra. ¡Claro! se me olvida que ésta NO es su tierra. Que Ud.
vive en Madrid, tributa en Madrid, su hijo va  a un colegio en Madrid,
todos los días hay casi veinte cohes oficiales (con sus conductores)
esperándoles a Ud. y sus Consejeros en el AVE que llega a Toledo a
primera hora de la mañana. Y si decide tener otro hijo  ¿será también
por inseminación artificial, esa de la que Ud. debería renegar como
dirigente de un partido  de derechas, cristiano, apostólico y romano?
si decide tener otro hijo, lo tendrá en Madrid y en la “prueba del
talón” le serán analizadas 20, SI veinte patologías diferentes.
Naturalmente, es su hijo. Acaso es más importante que los míos, los de
las mujeres de esta tierra que son, en definitiva quienes le están
pagando a Ud. el sueldo.

No se lo diré nada más que UNA SOLA VEZ, si  mis hijos, por no
hacerles la prueba del talón completa, en el futuro, desarrollan una
enfermedad que hubiera sido diagnosticada y tratada facilmente y de
resultas de esto su vida se afectada en lo más mínimo….. NO contrate
guardaespaldas, NO rece, NO maldiga, porque NI LA TIERRA, EL CIELO O
EL INFIERNO, podrán salvarla del amor y la furia de una madre.

No me despido de Ud. amablemente (faltaría más). Lo hago con la
definición que la retrata, comprobada en el Diccionario de la Real
Academia Española de la Lengua.

MISERABLE:   3ª  acepción: Mezquino (el que escatima en el gasto)
                   4ª  acepción: Perverso, abyecto, canalla.

Anuncios